El hombre que democratizó el sabor de las comidas

3 06 2012

Un pequeño fragmento de lo que el libro de Malcom Gladwell, Blink: The Power of Thinking Without Thinking, sobre impresiones donde nos cuenta como un psicofísico, Howard Moskowitz, nos demostró dos cosas con su trabajo: 1- la gente no sabe lo que quiere, no sólo no sabe, si lo supiera, no sabría explicarlo o subconscientemente no quisiera decirlo. 2- No hay algo universalmente perfecto, por ello tenemos la variedad por cada persona es un mundo y millones de universos posibles.

Una buena charla para demostrar porqué los focus groups sólo sirven si se hace la pregunta perfecta, pregunta que no existe.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: